10.10.13

La cultura Tarahumara

Desde hace cientos de años que vive aquí, dispersa  en pequeñas comunidades, la población Tarahumara.
Cuando el Jesuita Juan Fonte fundó en lo que hoy es una Belleza una misión para los indios Tepehuanes, supo que tenían fricciones con los llamados raráhumares, o sea “corredores a pie”. Al redactar su informe anual en 1607, el padre Fonte se enfrentó al dilema de usar o no la R- que suena fuerte al principio de la palabra- pues deformaría el gentilicio que pretendía escribir, así que optó por escribir Tarahumares en vez de raráhumares.

Los estudios arqueológicos revelan su presencia en la sierra Chihuahuense desde hace cerca de 10 mil años. La antropología los considera de origen Náhuatl, y su lengua está clasificada dentro del grupo uzo-azteca.
Bajo un aparente cristianismo, se perciben reminiscencias de una religión animista con culto al sol, la luna y las estrellas, aunque sujeta al calendario católico.

Todas sus ceremonias se celebran con bebidas, comidas, rituales, danzas entre las que destacan en yúmare- danza para invocar la lluvia- y el tutuguri, que requiere el sacrificio de una res para alimento comunitario.

Aún conservan juegos con antiguas raíces religiosas.

Las carreras de bola de encino entre los hombres, conocidas como rarajípari y las carreras de mujeres en las que lanzan dos pequeños aros entralazados, a las que llaman rohuena.


compiten por equipos que representan sus rancherías; los hombres recorren distancias kilométricas que se cubren sin interrupción, lanzando con el empeine la bola hacía adelante mientras los espectadores los estimulan gritando “huériga, huériga” y les ofrecen pinole y tesgüino.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario